TODA LA INFORMACIÓN QUE SE PLASMA AQUÍ, ES INFORMACIÓN REAL QUE NO SE SUELE TENER EN CUENTA POR ALGUNOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

ESTE BLOG, NO SE HACE RESPONSABLE DE LOS COMENTARIOS VERTIDOS AQUÍ.

LES RECUERDO QUE LAS IP´S QUEDAN GRABADAS EN BLOG, POR SI ALGUNA AUTORIDAD LAS SOLICITA.

sábado, 9 de abril de 2011

Un camarero reduce aun ladrón con una pistola en Vecindario (Gran Canaria)

Tino Goyes se llevó en la mañana de ayer un susto difícil de olvidar. Los más de 50 puntos de sutura que le han realizado en uno de sus brazos lo demuestran. Este camarero del bar Fontanales de Vecindario se disponía a abrir el negocio a las 6.05 horas cuando un hombre con una pistola le sorprendió y entró en el local para robar. La historia finalizó con Goyes herido y el asaltante, identificado como R. G. M., con nacionalidad cubana y de 51 años, detenido por agentes de la Guardia Civil que se encontraban en la zona.

A primera hora de la mañana, cuando el sol aún no había comenzado a calentar el sureste de la Isla, Tino Goyes, de 43 años, acudía a comprar los periódicos y el pan para abrir el Bar Fontanales, situado en el número 389 de la avenida de Canarias de Vecindario. Cuando se disponía a entrar en el establecimiento, un hombre, vestido de obrero y con una mochila negra, le preguntó la hora. "Son las seis y cinco, le respondí", explica Goyes. "No me resultó un tipo extraño, me lo pidió muy educadamente", añade el camarero, que recuerda que poco después ese hombre educado sacó una pistola y entró detrás de él. "Me gritó: '¡Esto es un atraco!"

Ahí comenzó el forcejeo de Goyes con el asaltante. "Le agarré de la pistola, pero me consiguió dar con la culata en la cabeza", dice. Dentro de la mochila, el ladrón portaba el arma simulada del tipo Beretta -la misma que utilizan los agentes de la Guardia Civil-, un cuchillo de cocina con una hoja de 20 centímetros, un punzón y una pata de cabra, según apuntaron fuentes de la Benemérita.

Tras un primer momento, el empleado accedió a darle el dinero de la caja, pero el ladrón le exigió el dinero guardado en la cocina, unos 1.500 euros. Goyes accedió a ello, pero, sin embargo, volvió otra a vez a luchar con el asaltante. "Pensé para mi mismo: 'Tú no te vas con mi dinero". A pesar de que sangraba en abundancia por las heridas en la cabeza y la mano que le había provocado, forcejeó hasta llegar al exterior del local.

Una pareja de la Guardia Civil que se encontraba en la zona fue alertada de los hechos y se acercó al lugar, encontrando a la víctima sangrando y al presunto agresor corriendo a unos 30 metros. Uno de los agentes corrió tras él. Durante el trayecto, el ladrón se deshizo de la pistola tirándola a la azotea de una vivienda y de la mochila, pero finalmente fue detenido y enviado a dependencias policiales.

1 comentario:

DORAMAS dijo...

Anónimo, ya lo he puesto en el blog y cuando tengas noticias sobre este tipo de cosas, no dudes en enviarlas directamente a mi correo cabozo1@yahoo.es, que se pondrán a la mayor brevedad posible.